lunes, 20 de octubre de 2008

Antonio Martínez Lozano "El Morao"

Alfredo Di Stéfano entregando a Antonio Martínez un regalo del Real Madrid C.F

Este próximo día 22 se cumplirán doce años del fallecimiento de una de las personas que más ha hecho por el fútbol en nuestra ciudad y aún está fresca en la memoria su buen hacer y su profesionalidad a lo largo de los años, siendo un ejemplo para todas las personas que tuvimos la suerte de conocerle y compartir con el tantos días.

Mostrándose infatigable día tras día en su trabajo y cuidando con celo y con mucho cariño todo lo relacionado con el Caravaca C.F. Se le consideraba como no podía ser menos uno más de la plantilla. Habían temporadas no veíamos nuestro sueldo hasta los cinco meses y él era también uno de los que no cobraba y jamás salió de su boca una palabra de desaprobación o de crear mal ambiente. Al contrario, quitaba hierro siempre a esos temas y nos animaba a que estuviésemos centrados en jugar, la verdad es que nos daba moral a los demás.

Bien temprano se le podía ver en el campo haciendo su cometido y preparando las cosas para cuando íbamos a entrenar encontrarlo todo en perfectas condiciones y no tenía los medios con los que ahora se cuentan. Basta recordar el calamitoso estado en que se encontraban los antiguos vestuarios, el no se quejaba de eso, simplemente a la hora indicada todo estaba en su sito y en perfecto estado.

Para dar una muestra de su talante trabajador y su amor a este club basta recordar la noche en que falleció, esperábamos en la puerta del campo los jugadores comentando lo raro que era que estuviese cerrado. Cinco minutos mas tarde de la hora prevista para empezar dicho entrenamiento se personó para abrir su hijo mayor Antonio, al verlo le preguntamos ¿Qué, que le pasaba a su padre?, a lo que palabras textuales el nos dijo: «Mi padre se está muriendo y me ha dicho que tenía la ropa tendida y que tenia que venir yo a abrir el campo o que venía el para abrirlo, que estaríais esperando en la puerta». Nos quedamos de una pieza. La verdad es que ese momento y ese comentario no se me olvidará jamás. El entrenamiento fue tristísimo y estábamos deseando terminar para ir al hospital, cuando nos personamos allí acababa de dejarnos.

Con esto quiero dejar una muestra del cariño que todos, absolutamente todos los jugadores que hemos formado parte en alguna ocasión de la plantilla del Caravaca C. F hemos sentido hacia El Morao, haciéndose por meritos propios acreedor de este aprecio y de la total admiración de todos los que por suerte convivimos con él.

1 comentario:

jac dijo...

Hola, no tiene nada que ver con el contenido de tu blog, pero por ser de tu tierra quisiera tener información sobre la señora que esta en la Cruz pidiendo el cumplimeinto integro de las pena del criminal que mato a su hija.

Puse una entrada en mi blog varios se han solidarizado con su postura y me han preguntado que se puede hacer.

Tienes idea de como esta el tema, de como se le puede ayudar a esta mujer, si podemos hacer algo, aunque solo sea para paliar algo su dolor, o mostrar nuestra solidaridad


Saludos.

Post relacionados

Post relacionados
traductor para el blog blogger web