viernes, 5 de diciembre de 2008

Mobbing en el fútbol

Problemas laborales en el fútbol, equipos en crisis, Directivas y jugadores enfrentados son evidentes por más que se intenten disimulos, técnicos que renuncian por no estar de acuerdo con algunos incondicionales de los que mandan, reconocidos profesionales que se cansaron de callar han manifestado su inconformidad con medidas arbitrarias, que afectan directamente a las remuneraciones de los trabajadores del fútbol, los jugadores y por lo tanto a su tarea. Profesores que han expresado su cansancio de soportar a ciertos dirigentes identificados como obedientes, sumisos, que presionan a la parte más débil de la relación laboral, al anca de poderosos que amedrentan a los jugadores.

Mobbing

Pese a los logros mundialistas, varios futbolistas viven el Mobbing en su más vergonzante expresión, atentados contra las normas fundamentales y contra irrenunciables derechos que ocasionan inseguridad laboral y jurídica. Ellos, las victimas, son algunos de los futbolistas que hasta hace pocos días eran "héroes nacionales", hoy contra la pared, por intentar cobrar completo y a tiempo, por que se les pague lo adeudado sin recortes temporales producto de la falta de previsión.

Ante lo dicho que es grave, injusto y vergonzante en un país "libre", se escuchan trasnochados comentarios que culpabilizan a la hinchada, por no asistir al fútbol, como si a los aficionados correspondiera llevar la relación laboral y económica.

- El fanatismo no es buen consejero y no tiene límites en su cinismo, grupos de hinchas por otro lado contra jugadores, lanzando objetos contra ellos y agravios desde las gradas o desde algunos micrófonos, presiones a los jugadores por los cuatro costados;

- Comunicadores que jamás se preocupan de revisar los contratos, de enterarse de las cláusulas de los mismos, de revisar por el forro al menos ciertas leyes básicas, para lanzarse a emitir opiniones de contenidos jurídicos para demostrar aunque sea endeble sustento a sus posiciones de apasionados hinchas. Que peligrosa es la formula: comunicador-hincha.

En tales ejercicios la objetividad en el comentario, es imposible. ¿Cuando la gran mayoría un análisis con el Código del Trabajo en la mano? ¿Cuando una propuesta de crítica previo estudio a la Ley del Futbolista o a la Constitución? Criticas fáciles, a los jugadores desde muchos sectores, por el pecado de manifestar su inconformidad con descuentos ilegales, pagos retardados, multas abusivas. Mobbing. Pregunta.

Todos aquellos que se rasgan las vestiduras por que los jugadores resuelven no trabajar, que se ponen de uñas, erizados, inconformes, próximos al paro cardiaco y cercanos, risueños, afectivos, a los dirigentes y sus posiciones, aceptarían que en sus respectivos trabajos les respondan cuando vayan por sus remuneraciones: "Solo pagaremos el cincuenta por ciento. El resto en el transcurso del año y si no les gusta, las puertas están abiertas." ¿Que tal no?

A los que lanzan sus dardos contra los jugadores y los técnicos porque han hecho público que no les pagan, cuando y como a los dirigentes les da la gana, ¿les parecería correcto y justo que así les respondiesen sus patronos?, entonces, esta claro que todos los implacables jueces de los jugadores opinan desde su cómoda posición de espectadores, de personas que desde las generales, tribunas y palcos, no se juegan nada, sino el mal momento de perder un partido o que se les vaya a pique un fin semana y a lo mucho, el valor de las boletas.

No hay comentarios:

Post relacionados

Post relacionados
traductor para el blog blogger web